Argentina


La República Argentina se encuentra ubicada en el extremo sureste de América del Sur. Su territorio continental americano, que abarca gran parte del Cono Sur, está integrado por un sector americano y otro antártico.

Según el último censo del INDEC (2010) Argentina tiene una población de 40.117.096 habitantes, con un millón más de mujeres que de varones, una población de extranjeros en crecimiento y una reducción del analfabetismo. Se estima que el año 2018 terminó con 44.494.502 habitantes.

De acuerdo al Banco Mundial: “Argentina tiene un Producto Interno Bruto (PIB) de más de US$500 billones, es una de las economías más grandes de América Latina. Tiene abundantes recursos naturales en energía y agricultura. En su territorio de 2,8 millones de kilómetros cuadrados, el país tiene tierras agrícolas extraordinariamente fértiles y un enorme potencial en energías renovables. Es un país líder en producción de alimentos, con industrias de gran escala en los sectores de agricultura y ganadería vacuna. Asimismo, tiene grandes oportunidades en algunos subsectores de manufacturas y en el sector de servicios innovadores de alta tecnología. El contexto económico sigue siendo volátil. Después de una caída del 2,5% del PIB en 2018, se espera una contracción de 1,3% para 2019. En un contexto de una inflación anual superior al 50% (el mayor nivel desde 1991), el peso argentino recuperó la volatilidad y se depreció más del 13% durante el 2019”.


En el año 2018 ocurrieron en Argentina ciento cuarenta y siete (147) crímenes de odio, en donde la orientación sexual, la identidad y/o la expresión de género de todas las víctimas fueron utilizadas como pretexto discriminatorio para la vulneración de derechos y la violencia. Estos datos no son exactos -ya que incluyen sólo aquellos casos que han sido relevados por los medios de comunicación o han ingresado como denuncias en la Defensoría LGBT, ante las organizaciones de la FALGBT o documentados por el Centro de Documentación y Situación Trans de América Latina y el Caribe (CeDoSTALC)- y únicamente permiten vislumbrar una realidad que es, sin duda, mucho peor de lo que sugieren los números.

Del total de las personas de la comunidad LGBTI víctimas de crímenes de odio registrados en 2018, el 64% de los casos corresponden a mujeres trans (travestis, transexuales y transgéneros), en segundo lugar con el 28% se encuentran los varones gays cis, en tercer lugar con el 7% de los casos le siguen las lesbianas y por último con el 1% los varones trans.

Tras el retorno a la democracia en 1983 las leyes del país han cambiado a favor de la igualdad y la inclusión de la comunidad LGBT, así como también lo han hecho la opinión pública, y la aceptación social, las cuales han mejorado han desde entonces. En el 2012 se derogaron las últimas normas que criminalizaban las sexualidades LGBT.

Desde julio de 2010 está vigente la Ley de Matrimonio Igualitario que garantiza a parejas del mismo sexo los mismos derechos conyugales que a los heterosexuales, incluido el derecho a la adopción y el reconocimiento sin distinción de la familia homoparental

El 13 de agosto de 2010, la Cámara de Diputados aprobó la enmienda a la ley contra la discriminación que prohíbe la discriminación basada en la orientación sexual y la identidad de género, pero no fue votado por el Senado.

En 2015, la Resolución No. 1507/2015 del Ministerio de Salud levantó la prohibición para donar sangre según la orientación sexual de la persona.

La Ley 26.791, promulgada en diciembre de 2012, modificó el Código Penal añadiendo la pena de prisión perpetua a delitos de odio motivados por la orientación sexual y la identidad de género o su expresión

El 26 de agosto de 2008, el Parlamento de Argentina aprobó una amplia ley de reforma militar. Una de las disposiciones de la ley permite a los gays y lesbianas servir en el ejército y prohíbe la discriminación por motivos de orientación sexual en las fuerzas armadas. La ley entró en vigor seis meses después, el 26 de febrero de 2009.


La prevalencia es de 2,5 varones por cada mujer. Entre los varones, la mitad se infecta durante relaciones sexuales con mujeres y la otra mitad durante prácticas sexuales con otros varones. Esto, sumado a que más de la mitad de las personas infectadas no está suprimida virológicamente, ya sea porque no conoce su diagnóstico o porque lo conoce pero no está en tratamiento, o lo está pero tiene dificultades en la adherencia.

En los últimos años se observa una tendencia en aumento, las razones que explicarían este hecho incluyen cambios en las conductas sexuales, el uso de drogas de diseño y, sobre todo, la reducción de las medidas de protección en las relaciones sexuales. Los varones de las franjas etarias medias, 25 a 34 y 35 a 44 años, son los que concentran mayor cantidad de casos, aunque se puede ver que en la última década ha habido un sostenido crecimiento de los más jóvenes (15 a 24 años). Entre los varones la vía sexual concentra el 98,3% del total de infectados, con una diferencia de 14 puntos entre quienes adquirieron la enfermedad por relaciones homosexuales tomamos los últimos 10 años y comparamos el primer trienio (2007/2009) y el último (2014/2016). Al dividir por edades, vemos que en los grupos más jóvenes (de 15 a 34 años) predomina la transmisión sexual sin protección por relaciones homosexuales.

Respecto a los antirretrovirales en los últimos años “solo un 25% de los montos invertidos fueron por licitación pública”, reporta La Nación.

Para mayor información: https://www.argentina.gob.ar/salud/vih-sida/derechos


Federación Argentina LGBT

http://falgbt.url.ph/

federacion@lgbt.org.ar

Redes sociales: @falgbt

-

Contacto de Prensa:

Mail: prensa@lgbt.org.ar

Teléfono / WhatsApp: (011) 3848-0891

Facebook: @FALGBT